Los arquetipos son una herramienta de educación. ¿Los conoces?

Los arquetipos son una herramienta de educación. ¿Los conoces?

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Pensar que los modelos de crianza provengan de personajes de películas parece descabellado pero, según Carl Gustav Jung, fundador de la Psicología Analítica, la conexión funcional que existe entre nuestra psique y las manifestaciones culturales, requiere de atención si queremos educar niños emocionalmente sanos.

Los arquetipos son una herramienta de educación. ¿Los conoces?

Entrevistamos a la doctora Martha Lucía Ramírez, Especialista en Desarrollo Humano con énfasis en procesos afectivos quien, desde su experiencia y formación en Técnicas jungianas psicoenergéticas, nos ayudó a entender el tema:

¿Qué son los Arquetipos?

Desde el punto de vista de Carl Jung los arquetipos son modelos de desarrollo que están instalados en el subconsciente y tienen mucho que ver con el inconsciente colectivo es decir, se han construido desde allí y se han mantenido culturalmente. Un ejemplo claro se da cuando vemos que los arquetipos están recreados en el cine con personajes como los maestros, los malvados, las princesas, etc., personajes que tienen un carácter y rasgos específicos socialmente aceptados de manera tácita por nuestra cultura y así se perpetúan.

¿De qué manera se relacionan los arquetipos con la personalidad?

Las personas en la mayoría de los casos asumen sus roles de vida desde los parámetros de un arquetipo determinado y esto sucede de manera inconsciente. Enfrentamos las situaciones de la vida de acuerdo a los arquetipos que tenemos instalados desde nuestra niñez.

¿Cuántos arquetipos puede haber? Nombremos algunos…

Hay muchos, podemos nombrar el maestro, la princesa, el guerrero, el mago, la bruja, el sabio, el héroe, la prostituta, el sacerdote, el hada, el místico, el Dios, la Diosa, el alquimista, el estudiante, el matón, el padre, el niño, la madre…

¿Qué tan bueno o malo es asumir nuestra vida desde los arquetipos?

Pues realmente no es bueno o malo, lo importante es hacer conciencia del tema. Por ejemplo el arquetipo de la madre es culturalmente muy complejo porque en nuestra sociedad las mujeres asumen su rol de mamá desde lo que saben del arquetipo “madre”. Entonces se piensa que las actitudes correctas son las que tienen que ver con una madre abnegada, que da la vida por sus hijos o que se anula como mujer. Puede también haber una pérdida de identidad porque las mujeres asumen el rol desde la forma en que lo asumen su propia mamá o sus amigas y no desde la esencia de su personalidad.

Pero tener modelos de comportamiento no suena mal, ¿en qué aspectos es negativo?

En Latinoamérica, por ejemplo, la Virgen María equivale a un arquetipo y el modelo de sociedad está muy marcado por su veneración. Es común el nombre “María” y el ser “madre soltera” es uno de los fenómenos más comunes en la sociedad porque en el fondo es aceptado de manera inconsciente.

El culto a las santas o beatos y no a parejas, perpetúa ese modelo, contrario a lo que sucede en otros países como India que tiene una cosmogonía donde los dioses y diosas siempre tienen un consorte. La iconografía religiosa muestra parejas y por eso se mantienen en el imaginario colectivo el matrimonio y la familia como modelo de relacionamiento. La importancia de los arquetipos radica en que estos se convierten en modelos a seguir, pero también a temer y un ejemplo de esto puede ser la fascinación de los católicos y cristianos por “Jesús”, pero realmente muy pocos están dispuestos a imitar su forma de ser porque sienten que, como a él, a los 33 años los pueden matar si asumen un rol de líder.

¿Cómo entonces se define el comportamiento de una persona en particular?

Todos tendemos a imitar los comportamientos de nuestros padres y familiares y por eso al analizar el árbol genealógico de alguien, encontramos que hay modelos de referencia que se tienden a copiar, la cultura también influye en nuestro comportamiento y se alimenta de los arquetipos universales dentro de los cuales hay 4 arquetipos básicos de supervivencia de la psiquis que están presentes en todos y cada uno de nosotros y que tienen aspectos de luz y sombra, estos son: El niño, la víctima, el saboteador y la prostituta.

Los arquetipos son una herramienta de educación. ¿Los conoces?

¿Podemos explicar un poco cada uno?

El NIÑO es el que conecta con la inocencia, la alegría, la exploración y es capaz de maravillarse. Es un arquetipo de supervivencia por que es el motor que nos mueve. Si ese niño está herido, huérfano o violentado, tendrá ese fragmento de la psiquis afectado y seráuna persona que no conecta con la alegría de vivir o con descubrir la motivación interior.

Su aspecto de Luz es el “Niño mágico”y su aspecto de sombra es el “Niño herido”.

Por otro lado, desde tiempos prehistóricos el ser humano ha sido vulnerable, desde que nace es vulnerable y esa vulnerabilidad es lo que lo convierte en VÍCTIMA. Nos enseña acerca del poder. ¿Está adentro o afuera?. El país está muy influenciado por este arquetipo y los medios de comunicación lo resaltan día a día. Entonces, en el inconsciente colectivo, el poder está afuera y todo el mundo tiene la culpa de lo que nos pasa. Es complejo salir de ahí por que, al ser víctima, hay una ganancia final. Cuando el arquetipo entra a su aspecto de luz, la victima se convierte en un héroe que supera obstáculos y recupera su poder interior.

El SABOTEADOR es un guardián del ego y es una voz que siempre viene a preguntar “¿Estás seguro de ti mismo?” es por ejemplo el que siempre ve el vaso medio vacío, es el que se va a casar y le aparecen novias, etc. El saboteador daña la fiesta en el ultimo minuto. En su aspecto de luz el saboteador nos regala el poder reírnos de nosotros mismos. Es el cómico, el arlequín, el bufón. El colombiano tiende mucho a ser cómico. Es importante hacer uso del aspecto de luz de este arquetipo y reírnos de nuestro ego.

El arquetipo de La PROSTITUTA es esa voz que constantemente nos esta preguntando: ¿Cuánto vales?, ¿cuál es tu valor? o ¿a quién o a qué te estás vendiendo?. En general mal entendemos el arquetipo como la mujer que vende su cuerpo, pero en esta teoría el concepto nos habla de ejemplos como el de las personas que pasan toda su vida en un trabajo que no aman por miedo a perder su seguridad, o la esposa que, a pesar de ser infeliz, se queda en un matrimonio que no le satisface. Tiene que ver con la supervivencia, con nuestros recursos y nos hace pensar si, a lo que estamos dedicando nuestros recursos, vale la pena. Su aspecto de luz es la Autogestión.

En resumen estos 4 arquetipos están presentes en todos los seres humanos y son positivos porque a través del primero (Niño) buscamos la motivación en la vida, la conexión, el maravillarnos y encontrar la belleza. Con el segundo (Víctima) miramos ¿Dónde está nuestro poder?. Por medio del tercero (Saboteador) podemos medir si ¿Estoy desde el ser o desde el ego? o preguntarnos si ¿La vida se ríe de mi o yo me rio de la vida? y con el cuarto (Prostituta) nos vamos a responder ¿Cómo me auto gestiono el mundo?

¿Cómo podemos aplicar los arquetipos a la crianza de los niños?

Como los arquetipos son modelos de desarrollo, hay que tener en cuenta que en sus primeras etapas los niños imitan lo verbal y lo no verbal y eso que se imita se queda grabado en el subconsciente, luego viene la etapa del “yo” como centro y finalmente el compartir con pares. Lo importante es que los padres examinen que están transmitiendo a través de estos arquetipos a sus hijos y asuman la responsabilidad porque son parte fundamental de la personalidad.

-Si un padre vive en la queja constante está alimentando un arquetipo de víctima en la familia. Si, en cambio, muestra el logro después de la dificultad, está fortaleciendo el lado positivo del arquetipo: el héroe. No esta alimentando una victima colectiva sino que esta alimentando un héroe.

-Muchos padres actúan como niños heridos, si en cambio se dedican a incentivar el “niño mágico” en sus hijos, esto será muy poderoso porque les ayudarán a desarrollar la capacidad de no dejar de sorprenderse. Cuando el “niño mágico” crece puede ser exitoso porque de este modelo surge el emprendimiento.

-Otro “tip” es no dar tanta importancia o trascendencia a las cosas pues así se enseña a los niños a que puedan reírse de si mismos y no a auto-sabotearse. Es importante aprender a cambiar de plan sin sufrir y ser flexible.

-Debemos enseñarles a los niños el valor de su tiempo y a establecer prioridades, escoger las actividades que les gustan más que otras y descubrir si tienen talento en ellas.

Para sacar provecho de los arquetipos, lograr mayor productividad y desarrollar habilidades ejecutivas “Plenitud y Armonía”, la organización que lidera la doctora Martha Lucía Ramírez, realiza un Taller que se llama “Los 4 guardianes del EGO” donde se puede aprender a reconocerlos y evaluar si están en su aspecto de luz o sombra para trabajarlos desde el subconsciente.

Los modelos de desarrollo en la sociedad están marcados por los arquetipos del padre y la madre, por eso es posible pensar la familia como un “proyecto de vida” a partir de los aspectos de luz de ambos roles.

Fuente:
Entrevista con la doctora Martha Lucia Ramírez – Especialista en Desarrollo Humano -losmejoresjardines.com realizado por Bonnie Medina.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Share this post

Deja un comentario